domingo, 12 de septiembre de 2010

lunes, 16 de agosto de 2010

¿Hay Pan en la Casa del Pan?

5 comentario(s)

Predicación del domingo 15 de agosto, 2010

¿Se ha perdido la prioridad de la Presencia de Dios en la Iglesia moderna?

¿Nos damos cuenta cuando el Señor está en la ciudad, o somos como los fariseos en el Templo el día de Su entrada triunfal a Jerusalén? Ellos estaban muy ocupados en su Templo vacío, donde la presencia de Dios hacía siglos que había escapado; orando y clamando por la venida de su Mesías. Pero, ¡no pudieron darse cuenta que el Mesías mismo estaba entrando en la ciudad!

Su Presencia pasó de largo y ellos no pudieron recibirla. ¡Perdieron la hora de su visitación! Porque el Ungido llegó de manera inesperada.

Cuando Dios viene realmente a nuestra vida, rompe todos los moldes que hemos construido y crea moldes (odres - receptáculos) nuevos. Cuando Dios se nos presenta, nos sorprende porque viene en una manera que no Le esperamos. Por esa razón, muchas veces no Le podemos reconocer.

Tenemos que darnos cuenta que nuestros moldes – programas, campañas, conciertos, estructuras – no significan nada. Es Su Presencia lo que necesitamos, y solamente Su Presencia, sin importar lo que cueste ni cómo llegue.

¡LO NECESITAMOS A ÉL!

El pan escasea en tiempos de hambre espiritual como la que vivimos en nuestros días. En el mundo no falta el hambre, sino el PAN. Hay multitudes hambrientas por todas partes buscando satisfacer su hambre espiritual con astrología, esoterismo, hechicería y cosas similares a esas. Gastan millones de dólares al año en consultar adivinos y agoreros tratando de remediar su escasez de alimento espiritual.

En la Biblia encontramos un tiempo similar al presente, en el cual también ESCASEABA EL PAN.

Rut 1:1-6 NVI

1 En el tiempo en que los caudillos (jueces) gobernaban el país, hubo allí una época de hambre. Entonces un hombre de Belén de Judá emigró a la tierra de Moab, junto con su esposa y sus dos hijos. 2 El hombre se llamaba Elimélec, su esposa se llamaba Noemí y sus dos hijos, Majlón y Quilión, todos ellos efrateos, de Belén de Judá. Cuando llegaron a la tierra de Moab, se quedaron a vivir allí. 3 Pero murió Elimélec, esposo de Noemí, y ella se quedó sola con sus dos hijos. 4 Éstos se casaron con mujeres moabitas, la una llamada Orfa y la otra Rut. Después de haber vivido allí unos diez años, 5 murieron también Majlón y Quilión, y Noemí se quedó viuda y sin hijos. 6 Noemí regresó de la tierra de Moab con sus dos nueras, porque allí se enteró de que el Señor había acudido en ayuda de su pueblo al proveerle de alimento.

Cuando escasea el pan, las personas abandonan la Casa del Pan (Belén) y escapan a un lugar que les pueda ofrecer lo que necesitan, aun cuando ese lugar sea peligroso y dañino para ellos. Moab en hebreo es "de su padre", ya que Moab nació del incesto de Lot (el sobrino de Abraham) con su hija mayor después que salieron de Sodoma. Más tarde, aconsejados por Balaam, los moabitas sedujeron a los israelitas a participar de la sexualidad y la idolatría.

Ahí se dirigió Elimélec con su familia, en busca de pan, sin saber que hallaría allí perdición y malos tiempos. Murieron él y sus dos hijos y dejó una viuda desamparada con sus dos nueras, una de las cuales se negó a seguirle a la Casa del Pan porque no podía creer que otra vez había pan en la Casa del Pan.

Así también sucede hoy con los que se van de la Casa del Pan (Belén) para saciar el hambre en medio de un pueblo idólatra y alejado de Dios. El HAMBRE está patente en sus vidas, pero buscan saciarla en el lugar incorrecto, porque NO HAY PAN EN LA CASA DEL PAN.

Muchos de ellos se han ido de la Casa del Pan porque llegaron con la esperanza de encontrar el pan deseado de la Presencia de Dios, pero solo encontraron migajas de glorias pasadas y una alacena espiritual vacía.

Hablamos mucho de lo que Dios ha hecho y por dónde Dios ha pasado, pero no tenemos mucho que decir de lo que Dios está haciendo ahora. Quizá reclamamos ríos de la Presencia De Dios, cuando en realidad solo hemos experimentado destellos de Su gloria.

Las personas vienen y no pueden sentir una presencia viva del DIOS TODOPODEROSO moviéndose en la iglesia.

¡Si tan solo pudiéramos tener la experiencia viva de Isaías cuando encontró el Templo lleno de la gloria de Dios!

Isaías 6:1-8 RV60

… vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo… Y los quiciales de las puertas se estremecierony la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡AY DE MÍ! que soy muerto; porque… han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

¡Si tan sólo pudiéramos exclamar como Isaías – AY DE MÍ, que soy muerto – por estar en la Presencia del Dios vivo.

¡Si tan solo pudiéramos experimentar el instante en la inauguración del Templo, en que la Presencia de Dios obligó a los sacerdotes a quedarse fuera del templo porque la presencia de Dios lo llenó todo!

2 Crónicas 7:1-3 NVI

1 descendió fuego del cielo y consumió el holocausto y los sacrificios, y la gloria del Señor llenó el templo. 2 Tan lleno de su gloria estaba el templo, que los sacerdotes no podían entrar en él.

Cuando viene la presencia de Dios a nuestras vidas, tenemos que dejar todo en suspenso para solamente atenderle a Él. No podemos estar como Marta, tan atareada en los quehaceres de la cocina (quizá preparando un exquisito manjar para Su Señor), mientras María estaba en el lugar apropiado¡EN LA MISMA PRESENCIA DEL DIOS VIVO!

Ya no cuentan nuestros PLANES ni nuestros PROGRAMAS; solo podemos movernos dentro de la Perfecta Voluntad de un Dios Perfecto, que nos busca y nos atrapa, porque nosotros no podemos hacer nada para atraparle a Él.

Cuando permitimos que nuestros corazones sean transformados por la obra del Espíritu Santo en medio nuestro, conquistamos el corazón de dios. De la misma manera que David fue un hombre con un corazón conforme al de Dios, nosotros también podemos serlo, siempre y cuando tengamos hambre genuina de Su Presencia.

Si le damos a las personas un poquito de Dios mezclado con mucho de otras cosas, es como si las vacunáramos. Se sienten “inoculadas” y no pueden experimentar una presencia real y sostenida de Dios en sus vidas. Debemos contaminarles, no inocularles.

Pero si llenamos de Pan la Casa del Pan, siempre llega la NOTICIA, sin importar cuán lejos estén las personas de la Casa del Pan. Noemí escuchó en MOAB que había vuelto el pan a la Casa del Pan (Belén) y enseguida se dirigió allá. No solamente fue ella, sino que llevó a su nuera Rut, que se convertiría más tarde en la bisabuela del Rey David y antecesora del mismo Jesús.

Cuando vuelve el Pan a la Casa del Pan todos pueden oler su aroma. Del mismo modo que las personas suelen arremolinarse alrededor de una panadería temprano en la madrugada cuando el pan fresco y caliente sale del horno, así mismo llegarán los hambrientos a la Casa del Pan al percibir el aroma de pan fresco, recién horneado.

Es un aroma que abre nuestro apetito y eso mismo es lo que tenemos que tener por Dios – apetito de Su Presencia. En seguida se regará la voz y vendrán corriendo los hambrientos a la Casa del Pan. No tendremos que colocar anuncios en el periódico, la radio o la televisión. No tendremos que contratar un publicista profesional para que informe a la gente lo que está pasando.

El mejor publicista de todos – el Espíritu Santo – se encargará de hacer correr la voz y atraer a las personas. Los hambrientos escucharán Su llamado (aunque no lo comprendan) y correrán diciendo: “Es verdad, hay pan nuevo en la Casa del Pan”. Desde Moab vendrán, desde todos los rincones de la ciudad, solamente cuando haya un horneado nuevo de pan en la Casa.

Volverán también los que se fueron – y no volverán solos. Como Noemí, traerán a su Rut con ellos.

Estamos viviendo una hora especialmente diseñada para la Iglesia. Es el momento crucial de dar de comer pan a los hambrientos. Aquellos que están buscando el alimento espiritual en los lugares equivocados – en las barras, en las reuniones de espiritismo, en la búsqueda de filosofías huecas que promulgan una paz ficticia que resulta ser un engaño. Solo en la Presencia de Dios podemos tener SU PAZ – aquella que sobrepasa todo entendimiento.

Si la iglesia llega a convertirse en lo que puede y debe ser, tendremos problemas para manejar las multitudes que llegarán movidos por el hambre de la Presencia de Dios.

Tenemos que preguntarnos hoy: ¿HAY PAN EN LA CASA DEL PAN? ¿O ESTAMOS PASANDO TIEMPOS DE SEQUÍA Y ESCASEZ ESPIRITUAL EN NUESTRA RELACIÓN CON DIOS?

Podrán decir los inconversos como Rut a Noemí: “Si es verdad que hay pan de nuevo en la Casa del Pan, yo voy contigo, tu pueblo será mi pueblo y TU DIOS SERÁ MI DIOS”.

Tenemos que ser inconformes con lo que hemos podido lograr hasta ahora en nuestro camino. Han sido solamente migajas, en comparación con el alimento que Dios nos quiere dar. Tenemos que anhelar profundamente a Dios y recibir nuestra ración completa de pan.

Para eso, tenemos que abandonar nuestro lugar de confort, nuestro lugar de acomodo, nuestra posición “segura” y atrevernos a creerle a Dios en un acto supremo de fe.

No importa cómo, cuándo o en qué manera Dios se acerque a nosotros. No importa que se nos corra el maquillaje. No importa que caigamos de rodillas o postrados delante de la Majestad de Su Presencia Divina. No importa que nos vean los demás y que piensen lo que piensen de nosotros. ¡LA ÚNICA OPINIÓN QUE VALE ES LA DE DIOS!

Puede que estés cansado del camino, estropeado por las batallas, delirando por comer un bocado de maná del cielo; pero hay buenas noticias – le servimos a un Dios Todopoderoso que vendrá a saciarnos. Nuestro tronco florecerá y HABRÁ PAN EN LA CASA DEL PAN.

Job 14:7-9 NVI

7 Si a un árbol se le derriba, queda al menos la esperanza de que retoñe y de que no se marchiten sus renuevos. 8 Tal vez sus raíces envejezcan en la tierra y su tronco muera en su terreno, 9 pero al sentir el agua, florecerá; echará ramas COMO ÁRBOL RECIÉN PLANTADO.

Es Jesús, el PAN DE VIDA, el MANÁ PROMETIDO, Quien nos SACIARÁ.

Juan 5:25 NVI

Ciertamente les aseguro que ya viene la hora, y ha llegado ya, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y LOS QUE LA OIGAN VIVIRÁN.

Y recordemos siempre la advertencia que Pablo les dio a los tesalonicenses: ¡NO APAGUEN EL ESPÍRITU!

Pastor Carlos Camacho
Iglesia Nuevo Testamento de Ponce

domingo, 15 de agosto de 2010

Un Amanecer Espiritual

0 comentario(s)

Romanos 13:12 NVI

La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz.

Esta fue la primera palabra que Dios me dio cuando apenas comenzaba mi caminar cristiano. Siempre tuve una interpretación escatológica de este verso y he mantenido durante todos estos años ese concepto.

SE ACERCA EL DÍA para mí siempre se refirió al Día Grande y temible del Lagar de la Ira de Dios.

Sin embargo, he tenido una revelación NUEVA del Espíritu Santo de que esta palabra es para ESTE TIEMPO. Es ahora que tenemos que ver lo que está pasando, no solamente alrededor nuestro, sino en las vidas de todos los que formamos parte de esta congregación de hermanos que al Señor le ha placido que nos reunamos en Su nombre en este lugar.

Quiero estudiar este pasaje bajo esta nueva luz ahora, y ver qué significado tiene, no solamente para el ministerio que Dios nos ha puesto en las manos a Susie y a mí, sino para una iglesia que ha permanecido y se ha levantado siguiendo la voluntad del Señor en un camino de fe audaz y sobreabundante. ¡Aleluya!

Romanos 13:11-14 NVI

11 Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos. 12 La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz. 13 Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias. 14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa.

Es un claro llamado a la SANTIDAD. Es necesario que nos esforcemos por permitir que el Espíritu Santo nos REVISTA DE CRISTO, para que podamos acercarnos a Dios. Porque la Palabra nos dice que:

Hebreos 12:14 NVI

Busquen la paz con todos, y la SANTIDAD, sin la cual nadie verá al Señor.

De manera que tenemos que vernos como Cuerpo de Cristo a la luz de estas declaraciones. Es necesaria e imprescindible la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas para que podamos ser capacitados para acercarnos correctamente a Dios Padre Todopoderoso.

Y todo se trata de cuánta fe podamos tener en las promesas inalterables de Dios. Jesús mismo dijo, refiriéndose a la necesidad de ORAR EN TODO TIEMPO Y NO DESMAYAR:

Lucas 18:7-8 RV60

7 ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? 8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿HALLARÁ FE EN LA TIERRA?

¡OJALÁ JESÚS HALLE FE CUANDO VENGA DENTRO DE PRONTO!

¡OJALÁ ENCUENTRE UNA IGLESIA LLENA DEL ESPÍRITU SANTO Y UNIDA EN ACCIÓN Y ORACIÓN!>

Jesús nos dijo: "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios". Son solamente aquellos que guardan la pureza de sus vidas y sus corazones que podrán ver a Dios CARA A CARA.

No hay nada en nosotros que nos capacite para tener pureza en nuestros corazones. Es obra del Espíritu Santo alejarnos cada vez más de aquello que nos daña y no hace falta. Él acerca nuestros pensamientos, acciones y anhelos a Dios cuando nos convierte en una NUEVA CRIATURA.

Una vez entramos en una VERDADERA COMUNIÓN con el Espíritu Santo por medio del bautismo y la llenura en Él en nuestras vidas, entonces y SOLO entonces, podremos comenzar a experimentar un mayor grado de santidad y pureza en nuestras vidas.

Es una cooperación entre el Espíritu Santo y nosotros que nos va convirtiendo de fe en fe en lo que Dios desea que seamos. De esta manera, llegamos a estar tan íntimamente entrelazados con un Espíritu Santo que viene a habitar en nosotros, que no queda en nuestras vidas espacio para otra cosa que no sea ser como Jesús, el autor y consumador de nuestra fe.

Si estamos dispuestos a recibir el regalo de VIDA ABUNDANTE que nos quiere dar el Espíritu Santo, comenzamos a percibir que aumenta en nosotros esa VIDA, especialmente cuando más abatidos y destruidos parecemos estar.

Romanos 8:11 NVI

Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales POR MEDIO DE SU ESPÍRITU, que vive en ustedes.

Pero tenemos que CREER, sin dudar, sin pensar, sin dejarnos llevar por lo que dicen los que NO CREEN, sino por lo que escuchamos CLARAMENTE decir al Espíritu de Dios que habita en nosotros… SI ES QUE EN VERDAD HABITA EN NOSOTROS…

Sin una REVELACIÓN CLARA del significado del Bautismo en el Espíritu Santo, no podemos anhelarlo como lo que es. Por eso tenemos que conocer el FUNDAMENTO BÍBLICO de la Llenura del Espíritu Santo. De esta manera, nuestra fe es ACTIVADA por la REVELACIÓN DEL ESPÍRITU.

El Espíritu Santo nos da REVELACIÓN y NACE EN NOSOTROS UNA FE NUEVA.

Mateo 3:11 NVI

Yo los bautizo a ustedes con agua para que se arrepientan. Pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. ÉL LOS BAUTIZARÁ CON EL ESPÍRITU SANTO Y CON FUEGO.

Juan el Bautista – un hombre tan lleno del Espíritu Santo que las multitudes llegaban hasta donde él se encontraba en medio del desierto del Jordán. Sin anuncios, sin campañas, sin impacto de comunidades, sin micrófono y sin agente de publicidad.

Era el mismo Espíritu Santo el que traía las multitudes, porque estaba a punto de ocurrir el mayor suceso de la humanidad – EL REINO DE LOS CIELOS AL FIN SE HABÍA ACERCADO. Por la obra del Espíritu Santo en la vida de Juan, se había desatado una VOZ QUE CLAMABA EN EL DESIERTO…

Mateo 3:3 RV60

Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías, cuando dijo: par Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, Enderezad sus sendas.

En su boca estaban las palabras proféticas que señalaban el final de un Pacto y el comienzo de otro – ahora ya Dios no estaría alejado de Su pueblo, sino que VENDRÍA A CO-HABITAR CON ÉL. ¡Gloria a Dios!

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a ver el Bautismo en Aguas y comprender lo que significa, porque hay una acción física de sumergimiento en las aguas. Vemos como nacemos hechos nuevas criaturas, libres del pecado que nos asediaba. Cuando salimos de las aguas es como si estuviéramos saliendo de la matriz – somos RE-GENERADOS (hechos de nuevo, vueltos a nacer).

Pero el bautismo en el Espíritu Santo también es una experiencia de INMERSIÓN, no ya de nuestro cuerpo físico, sino de nuestro propio espíritu FUNDIÉNDOSE con el ESPÍRITU DE DIOS. ¡ALELUYA!

Es un proceso en el cual nos SUMERGIMOS dentro de la misma SUSTANCIA DE DIOS, pasando tiempo delante de Su presencia y pasando las horas en COMUNIÓN CONSTANTE con Él.

Jesús nos dio un adelanto de lo que podríamos esperar en el Bautismo del Espíritu Santo cuando se dirigió a todos los presentes en la Fiesta de los Tabernáculos en Jerusalén:

Juan 7:37-39 NVI

37 En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y EXCLAMÓ: ¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! 38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, BROTARÁN RÍOS DE AGUA VIVA. 39 Con esto se refería al ESPÍRITU que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía.

Él se dio cuenta del hambre espiritual de toda aquella multitud. Del mismo modo que las multitudes que vemos alrededor nuestro cada día, según se acerca a pasos agigantados Su Segunda Venida. Gente hambrienta, sedienta de ALGO, que probablemente no pueden definir ellos mismos, porque necesitan la ayuda del Espíritu Santo para poder descifrar qué es lo que les falta.

Dentro de nosotros puede brotar un ARROYO o un RÍO. Esa es la gran diferencia. Hay multitud de cristianos que dicen haber recibido el Espíritu Santo en sus vidas y, sin embargo, podemos notar que solamente brota de ellos un arroyo, un riachuelo, una corriente mínima de agua de vida que, al igual que los arroyuelos de nuestro país, se llenan y se SECAN conforme a los tiempos. Si baja agua de la montaña, parecen casi ríos, pero en tiempos de sequía, da lástima el poco cauce que tienen.

La Palabra de Dios para nosotros hoy es clara: "La noche está muy avanzada y ya se acerca el día…" Y tenemos que preguntarnos:

¿CÓMO ESTÁ NUESTRO CAUDAL? ¿FLUYE EN NOSOTROS UN ARROYO O TENEMOS UN VERDADERO RÍO DE AGUA VIVA QUE NOS SOSTIENE A PESAR DE LA SEQUÍA, A PESAR DE LA ESCASEZ, A PESAR DE LA ESTRECHEZ?

Muchas veces pensamos que Dios ya ha hecho toda la obra que iba a hacer en nuestras vidas, pero ¡nada está más lejos de la verdad!

NOSOTROS LE SERVIMOS A UN DIOS EXTRAORDINARIO QUE QUIERE HACER COSAS EXTRAORDINARIAS CON NOSOTROS, A PESAR DE QUE SEAMOS GENTE COMÚN Y ORDINARIA.

Jesús nos dijo y nos prometió que nosotros HARÍAMOS COSAS MÁS GRANDES QUE ÉL.

Juan 14:12 NVI

Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y AUN LAS HARÁ MAYORES, porque yo vuelvo al Padre.

Jesús nos mira con ojos AMOROSOS y sabe el cambio transformador que hay en nosotros cuando el Espíritu Santo viene a hacer la obra que Él mismo Le envió a hacer. Con nuestras fuerzas, NADA PODEMOS LOGRAR PARA EL REINO DE DIOS; pero con las fuerzas que nos da el Espíritu Santo, NO HAY OBSTÁCULO DEMASIADO GRANDE PARA QUE NO LO PODAMOS SUPERAR.

Jesús sabía esto y por eso fue que envió al Espíritu Santo, EL GRAN CONSOLADOR. El que nos consuela cuando pensamos que todo está terminado, que ya no podemos seguir, que estamos dispuestos a "tirar la toalla". Ahí mismo es que Él aparece y TRANSFORMA NUESTRA SITUACIÓN – ¡SOLAMENTE SI TENEMOS FE!

El Espíritu Santo nos CONFORTA cuando toma la Palabra de Cristo y nos la REVELA a nuestros corazones.

Juan 16:13-14 RV60

13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y OS LO HARÁ SABER.

Pero tenemos que PEDIR CORRECTAMENTE, CON PRECISIÓN. Si queremos tener el Bautismo del Espíritu Santo, tenemos que saber que es una Promesa del Padre y que el Padre NUNCA MIENTE. Por consiguiente, tenemos que levantar el nivel de nuestra fe más allá de aquellos que dudan, de aquellos que se burlan, de aquellos que no pueden creer porque NO LE PERTENECEN A ÉL.

Hoy, debemos levantarnos CON PODER y recibir nuestro lugar en el plan divino que Dios ha forjado para nuestra iglesia y para nuestro tiempo. Recibamos con GOZO INEFABLE el Espíritu de la Verdad en nuestras vidas, sin dejarnos vencer por NADA.

Por eso digo hoy como dijo Pablo al orar por los efesios.

Efesios 3:14-19 NVI

14 Por esta razón me arrodillo delante del Padre, 15 de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra. 16 Le pido que, POR MEDIO DEL ESPÍRITU y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, 17 para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, 18 puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; 19 en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, PARA QUE SEAN LLENOS DE LA PLENITUD DE DIOS.

Pastor Carlos Camacho
Iglesia Nuevo Testamento de Ponce

domingo, 20 de junio de 2010

Abba, Padre

0 comentario(s)

La relación entre un padre y sus hijos es una que ha adquirido proporciones lamentables en la sociedad en la cual nos ha tocado vivir. La gran mayoría de los problemas sociales que amenazan nuestro país tienen su raíz en la falta de una RELACIÓN CORRECTA entre los padres y sus hijos.

No es suficiente que un padre tenga una relación casual con sus hijos. Tampoco es posible establecer una relación sana si los padres están siempre ausentes, borrachos o abusan de la mayordomía que les ha sido conferida para que velen por el bienestar de sus vástagos.

Ningún padre es perfecto, porque todos somos humanos, cometemos errores, sucumbimos ante las tentaciones y perdemos la compostura ante un sinnúmero de situaciones; la mayoría de ellas producto de recuerdos de una infancia o adolescencia en la cual tuvimos una RELACIÓN INCORRECTA con nuestros respectivos padres.

Así, nos invade la incertidumbre de si alguna vez podremos restaurar una RELACIÓN CORRECTA Y SALUDABLE entre nosotros y nuestros hijos, cuando vemos que se alejan de nosotros.

Lamentablemente, muchos padres de hoy crecen con un concepto equivocado de la figura del padre y con una RELACIÓN TRUNCA O INCOMPLETA con su Padre Celestial, el PADRE PERFECTO. Cuando no pasamos “tiempo de calidad” con el Padre, tenemos una imagen equivocada de Él. No hemos aprendido a CONOCERLE ÍNTIMAMENTE y pensamos que es un Dios vengador, airado y temible que solamente se pasa el tiempo considerando cuál va a ser nuestro muy merecido CASTIGO…

Pero tenemos que entender que Él nos llama a tener una RELACIÓN PERFECTA con Él. Una relación fundamentada en Su inmenso amor por nosotros. Quiero compartir con ustedes un vídeo que expresa un amor INCOMPARABLE de un padre hacia su hijo. A mí me afectó grandemente, haciéndome sentir incapaz en mi propia labor como padre con mis hijas. Se trata de la familia Hoyt, contendores en la competencia “Iron Man”.

VER PELÍCULA DE LOS HOYT

¡Qué gran demostración de AMOR INCONDICIONAL de un padre hacia su hijo! ¡Qué disposición a vencer cualquier obstáculo para lograr lo MEJOR para un hijo amado!

ASÍ PUEDE SER NUESTRA RELACIÓN CON DIOS. Entiendo que Dios nunca nos pide que lo tratemos de “usted y tenga”, sino que nos permite llamarle “TÚ” y “PAPITO BUENO”.

Eso lo podemos ver en el momento más difícil del ministerio de Cristo, cuando oró al Padre en el Jardín de Getsemaní para que Le librara de “beber de esa copa”. Jesús se dirigió a Su Padre usando un término que muestra la relación tan estrecha y maravillosa que había entre Él y el Padre.

Marcos 14:36

Y decía: ABBA, PADRE, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, SINO LO QUE TÚ.

La palabra “ABBA” es una palabra siríaca que podría traducirse en nuestro país como “PAPI” o “PAPITO”. Es el término que usaban los niños en la época de Jesús para referirse a sus padres. ¡Cuánto encierra ese momento!

Jesús, el Verbo Encarnado, el Príncipe de Paz, la Justicia de Dios, el Redentor y Salvador del mundo, clama a su PAPÁ en un desesperado intento HUMANO de apartar de Sí lo que de antemano sabía que tenía que sufrir.

Parece un niño a punto de ser vacunado que se torna a su padre y, sollozando, le dice: PAPI, NO DEJES QUE ME HAGAN DAÑO.

Pero Su Padre sabía que era necesario pasar por este momento tan amargo, duro y cruel para poder RECONCILIAR Y REDIMIR al resto de Sus hijos – NOSOTROSque no merecíamos Su amor ni Su misericordia, pero que por Su gracia fuimos ADOPTADOS como hijos suyos.

1 Juan 3:1

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, SEREMOS SEMEJANTES A ÉL, PORQUE LE VEREMOS TAL COMO ÉL ES.

¡Qué bendición cuando venimos a Jesús! A través de Él, nos convertimos en HIJOS DE UN DIOS QUE ES UN PADRE PERFECTO, LENTO PARA ENOJARSE Y QUE MUESTRA ABUNDANTE MISERICORDIA.

Si aceptamos esta realidad por fe, sin dudar, no estaremos enfrentando la vida solos, porque Él estará siempre a nuestro lado.

Como el papá del vídeo que acabamos de ver, Él nos anima, nos levanta, nos carga cuando estamos caídos y, sobre todo, NOS LLEVA EN SUS BRAZOS HASTA LA META FINAL.

Es el PADRE PERFECTO que nos promete nunca abandonarnos y nos ayuda y rescata en toda adversidad.

Piensa bien esto: Su poder, Su sabiduría y Sus riquezas son ILIMITADAS. Nuestro Padre Celestial es todopoderoso, todo lo sabe y es dueño del oro y de la plata.

Entonces piensa: DIOS TE AMA MUCHO MÁS DE LO QUE NADIE TE HA AMADO JAMÁS. Estuvo dispuesto a sacrificar a Su propio Hijo para que pudieras estar a salvo.

Atiende estas declaraciones de la Palabra de Dios que estoy seguro afirmarán tu corazón y tu amor para con Dios, el PADRE PERFECTO.

  • recibirás recompensa de tu Padre, porque él ve todo lo que se hace en secreto.
  • … su Padre sabe lo que ustedes necesitan antes de que se lo pidan.
  • Pues si ustedes, aun siendo malos, saben cómo darles cosas buenas a sus hijos, ¡imagínense cuánto más dispuesto estará su Padre celestial a darles lo que le pidan!
  • … si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
  • No tengan miedo, mis pequeñas ovejas, porque su Padre quiere entregarles el reino.
  • … la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.
  • Mis ovejas oyen mi voz… Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán… Mi Padre… es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar.
  • En la casa de mi Padre muchas moradas hay… voy, pues, a preparar lugar para vosotros… vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.
  • … El que me ama… mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.
  • … mi Padre les dará cualquier cosa que le pidan en mi nombre… Pidan y recibirán para que así estén llenos de alegría.
  • El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

Y la mayor promesa de todas, la llenura del Espíritu Santo:

Lucas 24:49 RV60

He aquí, yo enviaré LA PROMESA DE MI PADRE sobre vosotros…

Juan 14:16-17 NVI

16 Y yo le pediré al Padre, y él les dará OTRO CONSOLADOR PARA QUE LOS ACOMPAÑE SIEMPRE: 17 EL ESPÍRITU DE VERDAD, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes.

Finalmente, tenemos una herencia incorruptible que hoy, más que nunca, tenemos que HACER NUESTRA.

Mateo 5:14-16 NVI

Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

Juan 4:23 RV60

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; PORQUE TAMBIÉN EL PADRE TALES ADORADORES BUSCA QUE LE ADOREN.

Pastor Carlos Camacho Iglesia Nuevo Testamento de Ponce